fbpx

La importancia de tener un objetivo claro al estudiar inglés.



Tener un objetivo claro al aprender inglés fue un punto clave en mi vida para poder, realmente, aprender esta hermosa lengua. La verdad es que, de chica tuve inglés en el colegio y, además, mi mamá insistía en mandarme a clases particulares. Sin embargo, yo sentía que no estaba hecha para entenderlo, y, mucho menos, para usarlo al comunicarme. Mi impresión era que no podía aprenderlo y por más que me explicaban algunos temas varias veces para mí siempre era la primera vez que lo escuchaba, en conclusión, bajaba la persiana y ya no quería saber nada con el idioma. Solía repetirme que no era buena para los idiomas, que no entendía, y eso me cerraba a toda posibilidad de aprender.

Finalmente, cuando tenía 14 años, empecé a interesarme en canciones o libros que estaban en este idioma y fue, recién ahí, cuando declaré que, esta vez sí, quería aprenderlo. Es por eso que, en mi opinión, es clave conocer el por qué queremos aprender el idioma, y la respuesta, no puede ser simplemente, porque todo el mundo lo sabe o porque se necesita para acceder a cualquier trabajo o para viajar. Y no es que estas no sean razones que puedan motivarte a estudiar pero, al menos en mi opinión, no son razones suficientes para mantenerte motivada y lograr tu objetivo de, realmente, aprender la lengua. 


Es por eso que, quiero aprovechar el comienzo del año para animarte a que puedas plantearte esta pregunta. Es decir, si estás queriendo aprender inglés o si una de tus metas este año es aprender o mejorar tu nivel de inglés, te propongo que frenes, que te tomes un momento y puedas responder (si podés por escrito, mejor): ¿Por qué quiero estudiar inglés este año? ¿Qué voy a lograr cuando sepa comunicarme en inglés? ¿Cómo me voy a sentir cuando lo logre?

Y no te asustes que no tiene que ser una respuesta súper larga ni nada de eso, simplemente, te invito a conectar con ese motivo interno que es sólo tuyo, ese propósito que va más allá de las razones que den otros, ese que es personal.

Te doy algunos ejemplos

‘Quiero aprenderlo porque no estoy contenta en mi trabajo en la empresa A y leí la búsqueda laboral en la empresa B y quiero aplicar pero uno de los requisitos es tener un buen dominio del idioma’. 

‘Quiero aprender inglés porque en (2024) quiero viajar con mis amigas a (Estados Unidos) y cuando viaje quiero poder comunicarme por mi cuenta sin problemas y no tener que depender de (Juanita) que sabe inglés.’

Como podés ver, estos motivos son mucho más específicos y concretos que, simplemente, decir: ‘quiero aprender para viajar o quiero aprender para conseguir un trabajo mejor’.

Probablemente, te estés preguntando: ‘pero… ¿Y para qué me sirve saber exactamente el motivo por el cuál quiero aprender?’. La respuesta es sencilla y es que, como te mencionaba al principio, esta respuesta te va a ayudar a mantenerte enfocada y, por sobre todo, motivada en el aprendizaje. Recordá que, a veces, cuando el año se pone difícil o cuando la rutina nos sobrepasa, es fácil bajar los brazos o perder de vista esa meta que nos habíamos planteado. Sin embargo, si tenemos claro que estamos haciendo esto por X motivo, pensar en eso nos va a ayudar a, finalmente, alcanzar el tan ansiado objetivo de aprender a comunicarnos en inglés. ¡Te lo digo por experiencia propia! 

Gracias por leerme.

Hasta la próxima,

Yani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *