fbpx

3 hábitos simples para mejorar tu nivel de inglés este año

Como seguramente sabés muy bien, aprender un nuevo idioma para poder aplicarlo a tu profesión como nutricionista no es tarea fácil ya que el aprendizaje de una lengua requiere de tiempo, dedicación y, sobre todo, de constancia. 

Por eso, y como ya te mencioné en otras oportunidades, es que considero que la forma más simple, rápida y efectiva de aprender inglés para poder aplicarlo a tu carrera es incorporarlo a tu día a día. Esto sucede porque, al lograr que se vuelva un hábito y pase a formar parte de tu rutina diaria (como lavarte los dientes o darte una ducha) vas a encontrar tu objetivo de aprenderlo mucho más posible, alcanzable y simple de llevar a cabo.

Y ojo que, como te adelanté en el título, hoy no vengo a proponerte que le dediques una hora por día a aprender el idioma (aunque, por supuesto, que sí podés hacerlo, eso es muy bueno). Lo que hoy te propongo es que puedas dedicarle aunque sea 10 o 15 minutos por día a este objetivo; porque eso, aunque te pueda parecer poco tiempo, te va a ayudar a acercarte a tu meta y, si lo hacés con constancia, vas a poder empezar a ver en poco tiempo esos cambios en tu nivel de inglés que tanto deseás. Además, acordate que para crear un hábito, es mucho más importante la frecuencia con la que lo practiques que el tiempo que le dediques, por eso, siempre es preferible que puedas ‘conectarte’ con el inglés todos los días, aunque sea 10 minutos, que 2 horas un día y después no tocar nada por una semana.

Y ahora sí, una vez aclarado este punto, probablemente, te estarás preguntando, ¿pero qué cosas puedo hacer en 10 o 15 minutos para avanzar? 

En este artículo, te comparto la respuesta a este interrogante así que, seguí leyendo que, a continuación, te dejo 3 hábitos diarios que podés hacer en menos de 20 minutos y que te van a ayudar a mejorar tu nivel de inglés en este 2022.

Recomendaciones

Antes de empezar con los hábitos, te dejo los siguientes consejos para que puedas estar organizada y sacarle el mayor provecho a tu momento de inglés diario.

  1. Siempre tené a mano un cuaderno en el que puedas ir anotando nuevo vocabulario, expresiones o estructuras que aparezcan y que quieras recordar, ya que está comprobado que escribir en papel es más efectivo que tipear porque los movimientos involucrados en la escritura activan ciertas funciones motoras en el cerebro. Aquí te dejo un artículo que describe un estudio realizado por la universidad de California en el que se estudió este tema. 

https://www.medicaldaily.com/why-using-pen-and-paper-not-laptops-boosts-memory-writing-notes-helps-recall-concepts-ability-268770

También podés usar el cuaderno para anotar dudas que te surjan y que quieras consultar más tarde con alguna profesora de inglés o que quieras buscar en un buen libro de gramática o en el diccionario.

  1. Buscá un lugar tranquilo y silencioso en el que puedas realizar este hábito de conexión diaria con el inglés sin interrupciones.
  1. Antes de empezar con el hábito, tomate 5 días o una semana para poder buscar material que te resulte interesante y que puedas usar para mejorar tu nivel de inglés (más abajo, te dejo algunas ideas pero acordate que siempre podés elegir tu propio material y que es muy importante que lo que uses te guste y te resulte interesante, de esta forma vas a mantenerte motivada).
  1. Determiná un momento del día y establecé una cantidad de tiempo para hacerlo: por ejemplo, ‘todos los días, después del desayuno voy a dedicar 15 minutos a practicar inglés’.

Hábitos simples que podés hacer todos los días para elevar tu nivel de inglés en materia de nutrición

  1. Escuchá y/o leé inglés todos los días 

Escucha: Sé que la habilidad de comprensión auditiva es una de las más difíciles de dominar y que cuesta y nos frustramos mucho cuando sentimos que ‘no entendemos nada’ (y lo sé por experiencia propia) pero creeme que, hoy en día, la habilidad de comprensión auditiva es una de las más utilizadas a nivel profesional y, por eso, y además, porque es una de las habilidades que más cuesta incorporar, es tan esencial que la practiquemos todos los días a fin de mejorar de forma rápida y de poder sentirnos cada vez más seguras a la hora de comunicarnos.

¿Cómo podés practicar? Primero, armate previamente una playlist o guardate o descargate en el celu algún episodio de un podcast o charla TED que te interese.

Cuando lo tengas, escuchá cada día 5 minutos de ese podcast sobre nutrición (intentá buscar alguno en el que el idioma que se hable sea inglés americano ya que, en general, nuestro oído suele estar más acostumbrado a escuchar este acento y lo comprendemos con mayor facilidad. A medida que avances, podés intentar con otros acentos como el británico o el australiano). También podés escuchar una serie en su idioma original o alguna charla TED. Si podés escuchar sin los subtítulos activados mucho mejor pero, sino, empezá escuchando con los subtítulos en inglés activados y, con el tiempo, los podés sacar.

Te dejo algunas sugerencias de podcasts:

Nutrition facts

Dietitian connection

Y, por si no lo leíste, te dejo este artículo en el que vas a encontrar algunas charlas TED que pueden interesarte.

Lectura: respecto de esta habilidad creo que no hace falta explicarla demasiado ya que seguramente sepas de la importancia de poder leer y entender el inglés escrito para poder seguir formándote, para entender papers científicos, etc. Hoy en día, el idioma de la ciencia y la medicina es el inglés y, de ahí, la necesidad de poder comprenderlo cada vez mejor.

¿Cómo podés practicar? Tal como hiciste con la habilidad de escucha, ahora armate una lista de artículos escritos que quieras leer y decidí qué parte o qué artículo vas a leer cada día. Acordate que no necesitás leer el artículo entero, solo una parte o un par de párrafos por día.

  1. Practicá tu pronunciación cada día

Esto te ayudará a incorporar palabras nuevas y entenderlas cuando te comuniques en el futuro y, lo más importante, es que te va a ayudar a ganar confianza en tu habilidad oral. 

Sin lugar a dudas, la habilidad de ‘hablar en inglés’ es la que más inhibe a la mayoría de mis alumnas a la hora de estudiar el idioma. Sin embargo, como siempre suelo comentarles, es fundamental poder animarse a hablar en inglés (aunque sea con errores al principio) para poder aprender y avanzar en el idioma. Por eso, es que una de las mejores recomendaciones que puedo darte si deseás mejorar tu nivel de inglés para aplicarlo a tu carrera como nutricionista es que te animes y practiques tu pronunciación TODOS los días para ganar seguridad y para que puedas expresarte cada vez más y mejor usando el idioma. Te prometo que, si lo hacés con constancia vas a notar importantes cambios en relación con esta habilidad tan importante para vos y para todas las profesionales de la nutrición en su día a día en el consultorio (ya que ésta es una habilidad fundamental para lograr comunicarse con colegas y pacientes usando este idioma hablado en el mundo entero).

¿Cómo podés practicar? Podés aprender y practicar los símbolos que representan los sonidos utilizados para pronunciar las diferentes palabras en ese idioma. Abajo te dejo el link a una tabla fonética interactiva que contiene los diferentes sonidos del inglés con ejemplos, además, si hacés click en ellos, vas a poder escuchar cómo se pronuncia cada uno.

https://www.englishclub.com/pronunciation/phonemic-chart-ia.htm

Una vez que hayas practicado los diferentes sonidos, podés usar ese conocimiento cada vez que busques una palabra en un diccionario inglés-inglés (en este tipo de diccionarios vas a encontrar la palabra en inglés, seguida por su pronunciación entre barras /  /, y la definición en inglés también). 

Por otro lado, podés practicar y mejorar tu pronunciación repitiendo palabras o frases que escuches en algún podcast, serie, charla TED, etc. o que leas en algún artículo sobre nutrición en inglés (también podés leer el artículo en vos alta, si te animás y practicar aún más). Es decir que podés combinar la práctica de la habilidad de comprensión auditiva o de comprensión lectora con la de pronunciación. 

  1. Escribí en inglés diariamente

Puede ser desde la lista del supermercado (y así practicás cómo se dicen los diferentes alimentos en inglés, hasta una nota a alguna colega que también quiera practicar o, incluso, un recordatorio para vos misma de algo que tenés que hacer hoy en el consultorio o de algo que te pasó ayer); la longitud del escrito no es lo importante y acordate que, si recién estás empezando, podés arrancar con una lista de palabras u oraciones simples, lo importante, es practicar. 

Hacelo simple y corto, la idea de esta actividad, es que puedas ver las palabras escritas y que practiques escribirlas para fijarlas mejor, ya que, como te comenté en las recomendaciones, escribir en papel nos ayuda a recordar más y mejor.

Y, si querés escribirle a alguna colega o paciente usando la computadora pero no estás del todo segura de tu producción, te recomiendo que uses Grammarly. Este es un programa gratuito (aunque tenés que descargarlo en la compu) que te ayuda a corregir errores que podés haber cometido mientras escribías para que tus mails o archivos salgan impecables. Te dejo el link por si lo querés chusmear:

https://www.grammarly.com/

Y esto es todo por hoy, espero que te sirvan estos consejos y que puedas incorporar estos hábitos a tu vida este año para mejorar tu nivel de inglés. Por último, como te comenté más arriba, acordate que lo que va a hacer tu avance más rápido no es la cantidad de tiempo que dediques cada día sino que puedas hacerlo un hábito constante y sostenible en el tiempo. Por otro lado, tampoco es necesario que practiques todas las habilidades el mismo día. Si querés, podés combinarlas o intercalarlas: por ejemplo los lunes y miércoles le dedicás 15 minutos a escuchar y practicar pronunciación; los martes y jueves a leer y practicar pronunciación y los viernes a escribir los planes para la semana próxima o el caso de alguna paciente que atendiste esa semana, además, todos los días podés escribir el vocabulario nuevo que vas aprendiendo.

Por supuesto, esto es solo una idea, ya que sos vos la que sabe que es lo que más necesitás y cómo te gustaría organizarte para seguir incorporando herramientas que te ayuden a crecer en el ámbito de tu profesión, la nutrición. Así que, ahora sí, te toca. Manos a la obra y ¡muchos éxitos en tus avances con el inglés este año!

Hasta la próxima,

Yani.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *